excursiones organizadas desde palencia

Fraude mortífero de la CIA en la guerra a las drogas Michael Levine, Laura Le puse el apodo de "la Chica de la CIA" y traté de mantenerme lo más lejos.

Por qu le pareci que las condiciones eran mejores? Los niveles de rendimiento no tenan tanta importancia, as que el competidor se coloc en primer lugar. El tercer porqu: Por qu no tenan importancia si l valora tanto su inteligencia?

Ella se equivoca al creer que el origen de su orgullo est en sus logros. Pero la mayora de las veces, la estrategia que l ha usado para ganar ha sido dar alguna versin de s que en realidad significa que no. No a las bebidas alcohlicas, a las mujeres fuertes, a las. La espa ha venido siguiendo una estrategia equivocada hasta ahora, impulsndole a producir ms y mejor trabajo. Pero la. Maquiavelo para Mujeres forma que l tiene de ganar es retroceder. Antes ella no observaba ni escuchaba de forma estratgica. De modo que el cuarto porqu se refiere a ella misma.

Por qu recurri ella a trabajar hasta el amanecer para impresionarlo? Porque ella no se fa de su capacidad para ganar, a menos que se comprometa al mximo en una situacin, forzndola hasta llegar a alguna conclusin favorable, haciendo todo lo posible para que salga bien. Pero no hay ningn otro motivo? La espa debe. Por qu se compromete al mximo?

Porque le parece que all reside el verdadero poder. Ha visto en los hombres que el poder implica control. Cuanto ms se compromete en un proyecto, ms capacidad tiene para controlar los resultados. Pero eso no son ms que vestigios de pocas pasadas; ella sabe ms que eso de los secretos del poder. Ha cometido un error estratgico, cedindole el control a su confianza; ahora tiene que pagar por ello.

La escena siguiente se desarrolla como una pelcula de serie B, porque. Tengo la impresin de que eres frgil, le dice l, que los hombres te han herido y que te derrumbas. Con su clara observacin, el hombre pretende apelar a la sensacin de debilidad femenina, a su deseo de que la cuiden, pero este monlogo no la describe en absoluto a ella, sino a la persona que a l le gustara convencerla que es.

Y para complicarlo todava ms, nos atraemos mutuamente. Al pretender que la comprende, l trata de hacerla desconfiar de que se conoce a s misma y de convencerla de verse a travs de los ojos de l. Es su golpe de gracia. La mayora de las mujeres escucha la msica, el tono carioso, pero sin prestar atencin al verdadero sentido de las palabras, que es lo que revelan indefectiblemente los cinco porqus. Maquiavelo para Mujeres Ya sea por seduccin o por rechazo, se ha intentado empequeecer a las mujeres, convertirlas en presa de los juegos blicos masculinos.

A menudo, las mujeres conspiran a favor de su propia destruccin. El autntico deseo es una bendicin, pero ahora no es sa la cuestin. El hombre dice que ella lo atrae, es cierto? O acaso necesita apuntarse un tanto, en lugar de dar un golpe? Ella no quiere reaccionar a ese comentario audaz porque no es la verdadera estrategia de l. Por ms que l la desee, a ella o al trabajo que ella habra podido ayudarle a realizar, l jams se atrever a ir directamente hacia el triunfo, del mismo modo que no se atreve a beber nada ms fuerte que un Shirley Temple. El hecho de que la desee no tiene nada que ver con todo esto.

La espa ha advertido lo que sucede. Ahora se convierte en princesa y lo arrastra a su reino. Sabiendo que la verdad es un arma poderosa porque somos demasiado. Y aade: No soy frgil. No lo soy en absoluto, sino todo lo contrario. T te ests protegiendo de una gran cantidad de influencias fuertes. Coqueteas pero no bebes. No quieres que intervenga como acabas de decir. Pero me encanta trabajar contigo y estoy segura de que t quieres algo ms que yo te puedo dar. Bien, piensa ella, me est prestando atencin; con el sobresalto, l ya no cree que pueda ni que deba seducirla ni que es ms fuerte que ella.

Si hubieras elegido tener tratos conmigo, te habra hecho hacer un magnfico trabajo dice ella. Habra extrado de ti cosas que ni t mismo sabes que tienes. As soy yo. Ahora, si tiene suerte, l pensar que el traicionado ha sido l mismo, por su propia decisin. Ella ha utilizado las armas de l su traicin en su contra. Ahora l cuestiona su propia interpretacin de la realidad. Prosigue ella:.

Maquiavelo para Mujeres Crees que me has hecho dao. Pero no me has traicionado siquiera. Todava podemos hacer muchas cosas juntos, sin la presin de tu otro proyecto. Nos caemos bien y nos respetamos. Vamos a ver qu podemos hacer con el resto del mundo. Cuando el tono de voz y el proceder de una princesa dejan de ser desafiantes y se dulcifican, lo hace bruscamente.

Ella sabe que es fundamental hacerse cargo del tono de la entrevista. Fjate que no libra la batalla equivocada el deseo de llevarla a la cama que l acaba de manifestar sino que reconoce su intento por hacerse con el poder. Neutraliza incluso sus disculpas, que llevan implcito el mensaje: Te he hecho dao, porque soy muy fuerte.

El mensaje claro de la respuesta de ella es: No puedes hacerme dao; no me derrumbo; soy ms fuerte de lo que t. Y t eres ms fuerte de lo que t crees. No hace falta que otros te seduzcan ni tienes que seducirme a mi para demostrar nada. Mostrndole que conoce el poder que est en juego, ella est a punto de ganar un aliado y una guerra. Qu hace ella en definitiva para conseguir lo que pretende? Aguarda al momento oportuno. Las espas nunca tienen prisa. Confan en el futuro. Ella confa en que llegar a conseguir lo que quiere. As no tiene que reaccionar.

Si reaccionas frente a la lucha de otro, quedas atrapada en la guerra del enemigo, en lugar de la tuya, lo cual significa que no juegas en una posicin de fuerza. Si acelerase el triunfo, lo asustara; y es evidente que este hombre ya est asustado de muchas cosas, sobre todo de las buenas. Ella no necesita irse con una victoria clara en el bolsillo. Cada avance como ste la fortalece y aumenta su flexibilidad para la prxima campaa. En los prximos captulos vamos a analizar los pasos uno por uno, para que te des cuenta de lo que hace la princesa para alcanzar el punto en el cual puede esperar y recibir tanto de los dems.

De momento, es importante ver que se ha afirmado a s misma, pero sin recurrir ni a la ira ni a la compasin, sino al Maquiavelo para Mujeres poder compartido para ambos. Al equilibrar el poder, como ha hecho ella, l ya no puede actuar contra los intereses de ella con las armas que l conoce. Queda indefenso, a la espera de que ella d el siguiente paso. Ella le ha cambiado el juego. Lo ms ingenioso es que ella ha usado mucho ms que su propia inteligencia y su fuerza. Se ha valido tambin de la inteligencia y la fuerza de l. Ambos estn a punto de librar la guerra de ella.

Si se niega a hacerlo, se convierte generalmente en idiota el prefijo idio deriva del griego y significa lo peculiar o personal , alguien que se niega a admitir que la vida es una lucha y que hay que luchar. La idiotez femenina es el equivalente de la locura masculina. Y las dos son igual de peligrosas para la sociedad. Segn la novelista y crtica Rebecca West, Los hombres ven el mundo como a la luz de la luna, con lo cual ven el contorno de los objetos, pero no ven los detalles.

En cambio las mujeres, por su misma naturaleza, ven los detalles pero se quedan en ellos, sin hacer nada. Las princesas deben ver y hacer. Antes, poder significaba control sobre muchas personas, grandes empresas, imperios, naciones, sociedades. Cuanto ms alcance tuviera el control, mayor sera el poder. Actualmente, el nico poder que merece la pena tener es el micropoder, el poder de actuar en espacios reducidos, cerrados y peligrosos.

La estrategia es el arte de maniobrar sin utilizar ms que un gesto, o actuando a partir de las mnimas percepciones. Los ejrcitos suelen ser un inconveniente; los planes de batalla a gran escala, un estorbo. Las princesas advierten que su vida depende de la manera en que sus propios movimientos orquestan los de los dems. La estrategia es su solucin contra la idiotez. Maquiavelo para Mujeres Si aprendes el arte de esta guerra, como mujer equilibras el terror de tu sexo con lo que tiene de maravilloso.

El terror est en ser considerada siempre una amenaza y que te minimicen por ello. Lo maravilloso es que, cuanto ms femenina se vuelva la luchadora, ms gana. Las mujeres adoran el peligro que requieren esas pequeas acciones evasivas que producen mayor impacto. A las espas les encanta conseguir triunfos imposibles.


  • chicas quieren conocer chicos.
  • mujeres en mataro!
  • ?
  • Related titles.
  • actividades para hacer en sevilla.
  • dolor y placer chat?

Gertrude Bell, asesora de reyes rabes, jugaba con las reglas. Introduca en el desierto armas y mapas prohibidos. Llevaba un rifle envuelto en unas enaguas blancas de encaje ella deca que era agresivamente femenino.

5 Mejores Lugares Donde Conocer Mujeres Fácilmente

En una ocasin, el funcionario de aduanas vio unos mapas que cubran un extremo de la caja donde llevaba las armas. Ella se dio cuenta de que l los haba visto. Entonces hizo lo ms increble: Empez a hablarle, con toda calma, del tema ms trivial: El contraste entre las armas y las prendas ntimas, entre el parloteo y el tremendo riesgo que corra los guardias rabes haban matado a hombres por mucho menos], estas tcticas menores suelen desarmar a los guardias que protegen la libertad o las recompensas que pretendes.

Si saben que es imposible mantenerte al margen, sometida y en segundo trmino, a menudo ni se molestan en intentarlo. En este contexto de lucha, tan extrao y aparentemente contradictorio, lo que significa femenino es la especialidad de la princesa. III Como ser destructiva y brillante al mismo tiempo En la situacin de la princesa, no se aplican las normas corrientes. Obedecer la ley se convierte en una prctica peligrosa. Para triunfar, no hay que tomar las reglas en serio. Los grandes generales lo tenan ms fcil con las relaciones: Pero t no puedes hacer lo mismo.

En las guerras ntimas, la persona que goza de una ventaja injusta sobre ti puede ser tu madre, tu jefe, tu marido o amante, tu hijo o hija, el fantasma de tus propios deseos ocultos. Cualquier persona o cosa que tenga un cierto control sobre tus emociones te tiene a su merced. Has de amarles y luchar contra ellos al mismo tiempo. Obedecer las normas es obedecer sus normas, aparte de ser lo peor que puedes hacer. Las normas son la ficcin de quien coge las riendas. Pero al mismo tiempo te permiten obtener unas ganancias previsibles.

La recompensa es mayor cuando el cambio se produce sin tomarlas en serio. Maquiavelo para Mujeres exagerado y desafan las categoras fciles. En la historia, se recuerda a la mayora de ellas, pero no como espas, ni siquiera como luchadoras, sino como antroplogas, santas, cantantes o poetas. Despus de todo, qu hacen realmente las poetisas, las bailarinas, las actrices, sino espiar Una poetisa como Anna Akhmatova escribe acerca del amor y, al mismo tiempo, en secreto pretende que sus palabras cambien el punto de vista de una persona y la liberen.

Las poesas como las de Akhmatova se convierten en un cdigo secreto, desentraan los secretos de los dems para estimularlos a que adopten un comportamiento osado o para que se liberen de antagonismos no deseados. Juana de Arco fue una estratega militar brillante, pero tambin era una campesina de la que nadie esperaba gran cosa. Parece una contradiccin, aunque precisamente en esta duplicidad reside su poder. Akhmatova era una poetisa romntica o una luchadora que desafiaba el terror estalinista con sus palabras?

La respuesta es: Era Billie Holiday una estupenda cantante o una guerrera que llevaba el mensaje del sufrimiento negro y sus propios deseos a quien quisiera orla? Las dos cosas. Las espas no encajan dentro de categoras sencillas, sino que crean las suyas propias. Cuando se las pone a prueba, las mujeres actan como espas. Durante la Revolucin Francesa, las hermanas de sangre aprendieron a manipular el sistema poltico que las exclua. Escribieron en nombre de sus esposos, se vistieron de mendigos para transmitir mensajes secretos, se disfrazaron de hombres y portaron armas por su causa.

Lo mejor de estas mujeres fue que eran mitad espas, mitad bufonas. Como Persfone, que vive la mitad del ao en la oscuridad de los infiernos como castigo por desafiar a un dios y la otra mitad a la luz del sol en una radiante primavera, todas las mujeres han descendido al otro mundo. Al salir a la superficie, traen consigo el recuerdo del lugar de donde proceden, de modo. Maquiavelo para Mujeres que a pesar de su belleza radiante, hay en ellas algo extrao y pavoroso, porque han visto algo que pocos ven, en la oscuridad.

Persfone, como la espa, como las grandes princesas, se mueve en ambos mundos. Juana de Arco combinaba con maestra las categoras de lo oculto y lo evidente, lo serio y lo ligero. La primera vez que penetr en territorio enemigo, se encontr cara a cara con un joven teniente ingls contra el cual tena que combatir al da siguiente. Era tarde y estaba oscuro, y el teniente la confundi con un muchacho que hubiera salido de juerga con un compaero porque su sargento era tan joven como ella. Le pregunt al desconocido si haba visto a la doncella de Orleans, como la llamaban. Juana respondi que s.

Hblame de ella, le pidi el teniente. Entonces Juana le cont muchas cosas de s misma, incluso su plan de incendiar el puente al da siguiente, cuando lo hubieran cruzado ella y sus tropas, dejando atrapado al enemigo del otro lado. Su propio sargento no poda creer lo que oa: El teniente ingls se puso de pie y declar: Entonces incendiar el puente yo mismo y obligar a la doncella a enfrentarse conmigo. Sus tropas son inferiores a las mas. Juana se ofreci: Si quiere, yo podra incendiar el puente esta noche.

El teniente acept, porque as sus tropas podran descansar bien durante la noche, antes de enfrentarse a las de Juana. Ella regres al campamento, reuni a sus hombres, pas junto al enemigo dormido, atraves el puente y lo incendi, dejando al enemigo atrapado tal como haba prometido en su campamento y en su propia estupidez. Pero, qu tiene que ver el ejemplo de Juana con la princesa que libra sus propias guerras? Ella dijo la verdad, libr la guerra segn sus propias normas, no segn las del enemigo; y descubri que l estaba dispuesto a obedecer las reglas de ella, sin darse cuenta de lo que ocurra.

Ella se burl de todas las normas por las cuales vive y muere la autoridad. Maquiavelo para Mujeres El mtodo de cambiar de estilo de juego en plena batalla se llama colaboracin polmica. Para una luchadora que adems ama, y que combina ferocidad con amabilidad, la estrategia de la colaboracin polmica surge de forma natural. Piensa en el fuego que, con toda la violencia de su calor, afila la espada. Cuando te encuentres en una situacin difcil, hazla un poco ms difcil.

Deja que surja el conflicto. A las mujeres que cuidan de los dems se las ama y se las respeta. Pero las mujeres heroicas no lo son sencillamente por llevar un impecable traje de Armani, ni por irse a vivir a la zona ms adecuada, ni por conseguir la nota ms alta, ni por llevar la ropa interior ms fina por si las atropella un autobs.

Siempre hay que mantener el equilibrio entre el grado de. Jugar segn tus propias reglas es fundamental, porque la vida y la guerra y todos sus juegos no estn hechos para que ganes. Nadie quiere que todo te vaya bien. Y t menos que nadie. Las mujeres destruyen su triunfo porque se sienten culpables por ganar. Las dems mujeres, y tambin los hombres, preferiran verte derrotada. Aunque te fuera bien a pesar de todos estos elementos negativos y malos sentimientos, acabaras ganando en trminos que no son los tuyos. Las princesas pretenden ser felices, estar satisfechas, que las quieran de verdad, tener dinero y libertad.

Los hombres se suelen conformar con menos. No apliques esta estrategia si lo nico que pretendes es que tu secretaria te mecanografe las cartas, recuperar a un amante indeciso o conseguir el reconocimiento de un jefe egocntrico. Las lecciones de este libro apuntan a premios ms importantes. Son estrategias para obtener lo que quieres realmente; cuanto ms, mejor. Se busca la oportunidad, no slo los halagos; amor y confianza, no obediencia; sorpresa, no pre- visibilidad.

Maquiavelo para Mujeres Una amiga ma, economista, me cont un encuentro que tuvo con un gran maestro de filosofa y religin. Durante aos, intent que le respondiera las cartas y que la dejara estudiar con l. De vez en cuando, l seleccionaba algunos alumnos y les enseaba sus exclusivos principios para vivir con sabidura.

Ella saba que era tremendamente exigente con ellos, con el fin de desmontar las nociones limitadas que tenan acerca de s mismos y del mundo. Muchos de ellos no soportaban tanto rigor, ni siquiera lo que descubran. Otros decan que la experiencia les permita ver la vida de otra manera. Se sorprendi al saber que iba a dar una charla, algo inusual en l, cerca de su casa. Fue a la charla y al final se present.

Esta noche voy a ir a cenar con algunos amigos. Ven con nosotros. Estaba tan entusiasmada que lleg al restaurante bastante antes de la hora indicada y esper con mucha paciencia, aunque se hizo muy tarde. Entonces se apoderaron de ella el temor y la desilusin, porque los dems clientes se retiraron y pareci que el establecimiento estaba a punto de cerrar.

De pronto lleg un taxi con el filsofo y varios discpulos. La saludaron afectuosamente y uno de ellos la hizo sentar junto al maestro, en el lugar de honor. No tard mucho en volver a preguntarle si podra estudiar con l, a lo que le respondi: Ya sabes que si aceptas el desafo, el trabajo ser difcil. Sin embargo, durante el proceso notars algunos cambios. Es probable que ganes diez o ms aos de tu vida, que seas ms dichosa que antes, que tu marido te encuentre ms atractiva, que tus hijos te vean como una mujer digna de admiracin, que tus alumnos te alaben, que de pronto tu trabajo alcance difusin y sea tomado en cuenta.

Mi amiga estaba fascinada. Qu ms poda pedir! Cuando estaba a punto de responder que s, que estaba dispuesta, que era toda suya, el maestro se volvi hacia ella y le dijo: Si eso es todo lo que quieres. Ella, la economista, una mujer acostumbrada a sopesarlo todo, se qued perpleja ante la palabra ms sencilla de su profesin: Su humillacin fue Maquiavelo para Mujeres total, al igual que su ignorancia.

Se dio cuenta de que no estaba preparada para estudiar con l. Durante meses dio vueltas a la expresin todo lo que quieres. Acaso haba algo mejor que ser tomado en cuenta? Tener la confianza necesaria para que, sin importar si te toman en cuenta o no, puedas vivir ligera como un pjaro o como una pluma.

Acaso haba algo mejor que el amor del esposo o la admiracin de sus alumnos? Amarse y aceptarse uno mismo. Acaso haba algo mejor que diez aos de su vida? Un solo da de perfecta lucidez. Cuando se dio cuenta de por qu vala la pena luchar, estuvo lista para hacerlo. Poco despus, ese mismo ao, se incorpor al grupo. En nuestra cultura del dinero, los hombres dirigen el planeta detrs de grandes escritorios. Son altivos, respetados y ricos. A veces, a las princesas les gustara ser como ellos.

Pero no pueden ser ellos en la medida en que pretendan ser como ellos. Nunca tendrn poder si intentan asumir la responsabilidad de la misma forma en que lo hacen los hombres. Si practicas el poder masculino, lo nico que consigues es depender ms de ellos, porque nunca podrs igualar a quienes nacen con l.

En qu posicin te colocas? En pocas empresas llegars a ser una alta ejecutiva. Tal vez aprendas a mandar lo suficiente para dar rdenes a tu hijo o para controlar una situacin matrimonial difcil. Pero, es esto una ventaja? O es acaso una concesin? Dar rdenes o controlar son siempre concesiones. La historia demuestra que las mujeres fracasan cuando luchan en guerras de hombres. Las mujeres tienen su lugar en todas las profesiones, gracias al feminismo, pero no llegan a ocupar los primeros puestos en ninguna, porque han luchado con las tcticas de los poderes contra los que se enfrentan.

Con respecto a los hombres, ser como ellos no basta. Se considera una estructura femenina, un modelo de comunicaciones y relaciones, y sin embargo no hay ninguna mujer que dirija o sea duea de ninguna de las empresas de la Web. Este ao la Internet ha producido un centenar de millonarios nuevos Cuando saquearon Roma, adonde fueron los grandes arquitectos del imperio? Cuando las mujeres tienen un puesto pblico destacado, por qu huyen, como los arquitectos, cuando entran los brbaros?

Poco despus de que se inventara el avin, las mujeres reclamaron un puesto principal en la nueva tecnologa. Como ha dicho John Evans, uno de los padres espirituales de la tecnologa: El vuelo se convirti en volar. Las mujeres tomaron el invento de Wilbur y Orville, y transformaron la tecnologa del vuelo en la emocin de volar. El cielo estaba poblado de aviadoras que seguan las rutas ms arriesgadas. Pero en cuanto empezaron a intervenir los hombres cuando vieron que se poda ganar dinero con vuelos comerciales, en lugar de limitarse a volar por placer , las mujeres se retiraron.

No se enfrentaron a la incursin masculina, como si les dieran miedo el poder, el dinero y la influencia. Volar se convirti en algo disciplinado, rentable y aburrido. El poder y las estrategias masculinas se basan en sistemas de mandar y. Las normas limitan la conducta; en eso reside el control.

El problema es que limitan tanto las conductas buenas como las malas. Todas las mujeres sabemos lo que esto significa: El mdico, el abogado, o el superior te dicen: Te apoyo, pero tienes que hacerlo como yo te digo. La empresa te dice:. Maquiavelo para Mujeres Trabaja en este pequeo crculo de responsabilidad, da a da. Todo son rdenes y controles que asfixian la libertad. Hay mujeres que destruyen los lmites de vez en cuando, pero no de una manera que les brinde verdadero poder.

Entre las empresarias ms importantes, segn la revista Fortune, una vende muecas Barbie y la otra, sujetadores y fajas. Tantos aos han pasado desde la Revolucin Industrial y lo nico que hemos conseguido son Barbies, sujetadores y fajas. El poder de las rdenes y el control ha levantado un pas de diques, carreteras y grandes empresas.

Cmo sera este pas si se hubiera establecido otro tipo de poder? Y si hubiera habido una tercera alternativa, aparte de obedecer o desobedecer las normas, como no hacerles caso? O si volar fuera ms importante que el vuelo y las mujeres manejaran la industria de la aviacin? Quiz los aviones nos recordaran menos a los bombarderos, o volar sera algo emocionante. Todo el mundo sera tratado como un pach? Mandar y controlar generan una ignorancia voluntaria de las posibilidades. Forster lo personifica en su novela La mansin en el personaje del empresario seor Wilcox, cuando l discute con su mujer por las cosas de las cuales l no se da cuenta nunca, segn ella, las luces y las sombras que existen hasta en las conversaciones ms grises.

Mi lema es la concentracin. No tengo intencin de malgastar mi fuerza en cosas as. Pero no malgastas tu fuerza protest ella, sino que amplas el espacio que tienes para ser fuerte. Ampliar el espacio que uno tiene para ser fuerte: El desafo consiste en ganar sin derrotar primero, hazaa de la cual hablaremos en El libro de las tcticas en el captulo titulado Superar es mejor que ganar pginas 76 - Pero antes, mediante la filosofa y las estrategias blicas, vamos a demostrar lo siguiente:. Maquiavelo para Mujeres que nadie quiere ser derrotado, pero todos queremos que nos ganen, o que nos conquisten.

La princesa que gobierna, naturalmente tiene cada vez menos necesidad de amenazar o de perder. Cuando el poder le corresponde por tradicin la expresin profunda de su feminidad, se le permiten mayor libertad y ms excesos que si intentara imponerlo por la fuerza. Cuando la historia haga justicia, se recordar a Stalin como el tirano que vivi en tiempos de la poetisa y guerrera Anna Akhmatova.

Le rendirn homenaje a ella mucho despus de que el conquistador asesino no sea ms que un recuerdo, as como ahora leemos ms acerca de los gratificantes enfrentamientos de Marco Aurelio con su conciencia que de los saqueos de Julio Csar. Honramos ms las batallas de Scrates con su daimon que los derramamientos de sangre provocados por Alejandro en Perspolis.

Las hazaas de los viejos conquistadores no duran nunca demasiado tiempo. En estos ejemplos predomina lo femenino, en lugar de la lucha por mandar y controlar. La feminidad es una herencia importante, un regalo del cielo, y merece ser tratada como tal. La vulnerabilidad es una de estas riquezas. Imagnate que ests mal de salud y que se abalanza sobre ti el ojo negro de un escner, que Maquiavelo para Mujeres examina el interior de tus ojos y tu cuerpo cerrados, atravesndote la ropa y la piel, y diciendo en voz alta lo que funciona mal.

A ese cuerpo que te ha proporcionado tanto placer, ahora tienes que devolverle la atencin que nunca te ha exigido. O imagnate que tu trabajo consiste en encargarte de llenar todos los rincones de autoestima. Primero pierdes un cliente, despus se te arruina otro proyecto. De pronto, todo lo que sabes hacer te parece mentira.

Te sientes una farsante. Eso es vulnerabilidad. A lo mejor ests mal con tu hijo, porque l est enfadado y t ests decidida a ponerle lmites. Ests desconcertada porque intentas controlar la situacin. Recuerdas cmo llenaba la habitacin la voz airada de tu madre o de tu padre cuando te rean; de todos modos, recibes el mensaje de lleno. En lugar de darte cuenta del poder implcito en estas situaciones y de reconocer tus sentimientos de debilidad, dejas que estos sentimientos te trastornen.

Precisamente en este estado de indefensin frente a tu propia debilidad, ests pronta para aprender la verdad acerca del poder. No se trata de control ni de intimidacin. El poder consiste en conocer lo que hay en tu interior. Como deca la cantante Alanis Morisette, el poder es cierta sensacin de arrojo con respecto a mi vulnerabilidad Aqu est la clave del poder de la princesa. No controlas a los dems; lo nico que puedes hacer es dominarte a ti misma en la situacin en que te encuentras.

De este modo te puedes permitir dejarte llevar, hacer cosas inesperadas. De este modo le revelas a tu enemigo tus tcticas o ideas ms preciosas, por eso te acercas a l en lugar de mantenerte a salvo, a una distancia prudencial. Y si trataras de leerte a ti misma mejor que con un escner, haciendo frente a lo que realmente significa la falta de control sobre tu cuerpo y tu mundo? Tu fragilidad, es un sntoma de que no tienes ningn poder, de que has perdido el control de lo que tienes ms prximo, es decir de ti misma y de tu propio Maquiavelo para Mujeres cuerpo?

O acaso se aplica en este caso otra definicin de poder? Tu poder, es la total libertad para luchar con todas tus fuerzas porque para eso est? El poder es lo contrario a mandar y controlar. El poder ni manda ni controla.

follow

Te introduce en el conflicto, te deja abierta y desarmada frente a lo que venga: En definitiva, tus propios deseos son ms poderosos que cualquier complot, o trampa, o sabotaje que intentes tenderle al enemigo. Si te deshaces de todas las ideas actuales sobre lo que es el poder, te dars cuenta de que los hombres siempre han sentido un temor reverente frente a las mujeres. Ellas tienen mucho ms poder que los hombres. El poder no es algo que se usa, sino algo que se tiene. Las mujeres no saben reconocer el poder.

Lo confunden con las normas que imponen mandando y controlando, con la ley, el dominio y la sumisin. Desorientadas, tienen dos actitudes equivocadas frente al poder: Pero no son hombres. Cuando se comportan como mendigos y toman prestados los hbitos de los hombres, crean antagonismos. No les hace falta fingir para demostrar lo hbiles que son. El secreto est en sugerir la idea de poder. Ese es el punto de apoyo que hace funcionar la estrategia: La fuerza consiste en usar el poder que tienes dentro.

No el adquirido. Ni el que se anuncia con falsas pretensiones de agresin. Hasta que no caigas enferma o te encuentres entre la espada y la pared, es posible que nunca le prestes atencin al poder que tienes en tu interior. A lo mejor piensas que lo que tienes dentro est sepultado all porque no es digno de ver la luz del sol, que es dbil y desagradable. Como casi todas las mujeres, en algn momento separas lo fuerte de lo dbil.

Lo fuerte es la cara que muestras al mundo. Lo dbil es la respuesta tmida, las Maquiavelo para Mujeres lgrimas ocasionales, la incertidumbre y la vulnerabilidad. En un mundo de poderes masculinos principescos, son inconvenientes. Pero en el mundo que ves ahora, representan el poder. Es el poder del espa, evidente y oculto al mismo tiempo. Slo el espa es vulnerable y est a salvo al mismo tiempo, distante y presente. Porque el poder es as de subterrneo y vulnerable, cmo lo expresas t? Maquiavelo le ense al prncipe el poder de la opresin. Las personas son como nios: No busques amor; si te aman, eso demuestra que ya no ejerces el control y que ahora son ellos los que mandan.

Lo malo de este tipo de poder es que quemas las mismas fuentes de energa que usas. Los que te rodean llegan a odiarte. Suean con vengarse. En cuntos matrimonios se representa el drama entre israeles y palestinos, en el cual uno de los bandos lanza ataques terroristas contra el contrario? En Oriente Medio, el precio son vidas humanas; en el amor, el precio es el mismo.

Con un control maquiavlico, te encuentras en posicin de mantenimiento. Mantienes slo lo que ya tienes. En el mejor de los casos, obtienes lo que tienen los dems, pero entonces tienes que esforzarte cada vez ms por defenderlo. En definitiva, cada vez disfrutas menos con todo lo que has ganado.

Pierdes la capacidad de tratar de conseguir ganancias mayores, que son posibles en otro tipo de juego de guerra. El poder maquiavlico es una de las formas de poder ms primitivas. La forma avanzada es el equilibrio de poder. En este caso, el enemigo tiene algo Maquiavelo para Mujeres que a ti te interesa y t le das algo a cambio. Gana el que cede menos. A esto se le llama tener poder sobre el contrario. Una empresa te da cierta informacin, de la cual deduces la duracin de tu empleo, pero no te revela lo ms importante: Conseguir un equilibrio de poder de hecho lleva a un tipo de guerra insidiosa.

El libro de las tcticas

T piensas que has ganado, pero el enemigo te ha calmado con una paz falsa, ha conseguido que dejes de luchar. El enemigo ms seductor usa una estrategia de equilibrio de poder. Te seduce otorgndote pequeos triunfos, o dndote informacin parcial, o respuestas emocionales muy bien calculadas. En un instante te est dando y al siguiente te escatima, de modo que pierdes por completo la sensacin de lo que significa dar y recibir. El equilibrio de poder, al igual que la opresin, es un juego limitado. Cada parte negocia con lo que tiene. Cada uno aprovecha la incertidumbre del otro: Por qu no me lo dice?

As aumenta la incertidumbre y se bloquea la posibilidad de una alianza brillante. Por eso es til negociar, aunque no te da el triunfo. Redistribuye lo que cada parte tiene, pero no aumenta la cantidad de posibilidades que se pueden ganar en la batalla. Los temores sobre los cuales se basan estos dos tipos de poder hacen que las personas acten de acuerdo con tus deseos a corto plazo.

Pero slo el amor los hace actuar a largo plazo. Todas las princesas tienen una sola estrategia garantizada: Estos dos elementos no son opuestos para las princesas, sino las mitades correspondientes de su estrategia nica. Para combinar el amor y la guerra hay que ver el amor desde otro punto de vista. El amor se ha vinculado siempre con la guerra, pero como su anttesis.

Un soldado lucha con todas sus fuerzas, como Odiseo, y emprende despus el largo camino de regreso hasta su amada Penlope. A su vez, el prncipe de Maquiavelo sabe que, en lo que respecta al poder, vale ms ser temido y respetado que amado. El amor podra poner en peligro su capacidad para ser duro con los dems. A Maquiavelo jams se le ocurrira que el amor es la fuerza menos comprometedora. El amor no necesita concesiones; luchar desde el amor es lograr un triunfo decisivo.

Los premios superan todo lo que la mente espera. Scrates opinaba que la marca de guerra del amante, ms que el mando o el control, es la manera de luchar. Su maestra, Diotima, le ense los distintos niveles del amor, que comienzan con el amor ertico y ascienden hasta el amor puro a la belleza. Pero le habl tambin del amor de otro tipo: Maquiavelo para mujeres poltico, que es un sentimiento de afinidad con todas las personas y las cosas.

Ves los goznes azules de la puerta de un restaurante y te detienes a contemplar su belleza. Una desconocida te sonre al pasar y, aunque no tienes motivo, sientes su calor. Te sientes orgullosa de tu pas cuando triunfa o de la empresa en la que trabajas cuando mejora el bienestar de sus empleados. Puedes trivializar estos momentos y decir simplemente que estas cosas te hablan; pero hay algo ms.

Si te hablan, significa que ests madura para el amor pblico. Ests en condiciones de apreciar la belleza en todas partes. Siento la solidaridad de mi destino con todo lo que existe, ya sea grande o pequeo, deca Lou Andreas-Salom, llamada la madre del psicoanlisis, protegida de Freud y supuesta amante de dos monstruos intelectuales de su tiempo: Cuando te sientes parte de todo lo que existe, como si estuviera all para ti incluso el gozne azul de una puerta , te parece que nada escapa a tu poder.

Ese ansia maquiavlica de controlar te golpea cuando te parece que las cosas estn fuera de tu control; entonces quieres clavarlas. Pero cuando son solidarias contigo, hasta tus gestos ms insignificantes tienen un impacto tremendo. A la princesa no le cuesta mover el dedo del pie. Si todo le pertenece tanto como ese dedo, puede mover el mundo.

Rubin, Harriet - Maquiavelo Para Mujeres [PDF]

Si sientes que las personas forman parte de ti, en cierto modo, vers que ocurre algo distinto: Dice Walt Whitman: Contengo multitudes. El poder de luchar segn la estrategia del amor es saber que nada est fuera de ti o de tu poder, y que no ests limitada por la piel y los huesos y el latido del corazn que constituyen tu yo.

Scrates estaba tan convencido de este principio del poder del amante sobre algo superior a la realidad, algo ms parecido a una conciencia mtica, que llev su conviccin hasta sus ltimas consecuencias. Le pidi al Senado ateniense que eliminara el ejrcito de soldados profesionales y en su lugar reclutara amantes para combatir en las guerras atenienses.

Se poda imaginar Maquiavelo para mujeres con toda claridad una compaa de tropas enamoradas, marchando hacia la batalla con estrellas en los ojos. Acaso existe alguien ms feroz que una madre, que se convierte en tigresa cuando sus hijos se ven amenazados? Quin lucha con mayor vigor que un amante desdeado? No hay soldado capaz de desarrollar una estrategia con mayor inters que una amante; basta con el poder de su deseo para obligar al mundo a ajustarse a sus sueos. Si los soldados buscaran la victoria con la misma determinacin con que las amantes persiguen a sus amados, ganaran casi siempre, aunque apenas utilizaran algo ms que su deseo de ganar.

Y si las amantes aplicaran su estrategia, habra menos corazones rotos. Un simple beso sirve de ejemplo. Myrlie EversWilliams estuvo a punto de perder la votacin para la presidencia de la NAACP una organizacin estadounidense que defiende los derechos de los negros a principios de los noventa, porque su candidatura despert fuertes objeciones. Cuando gan por un estrecho margen y pas delante de sus detractores para pronunciar su discurso de aceptacin, lanz un beso a la sala.

Un beso no es nada, un poco de aire y nada ms. No es nada, pero lo cambia todo. El ambiente de esa habitacin dej de ser hostil para llenarse de respeto, aunque fuera un respeto a regaadientes. Amante es toda luchadora que cree que el mundo comparte sus deseos. La amante siente que el sol brilla para ella. Vive en un mundo de ensueo donde todo es posible.

El amor como estrategia tiene que ver con mantener tus. Casi todo el mundo vive en sus sueos, pero no los convierte en realidad. Se comportan como si hubiera una lnea divisoria entre ellos. Pero no la hay. Montaigne cuenta el caso de una mujer que alzaba una ternera todos los das, y sigui alzndola cuando se convirti en vaca. Ella pensaba que siempre sera capaz de levantarla, y por eso poda hacerlo. As transforma la realidad la mente del amante.

Maquiavelo para mujeres A menudo las princesas lo perciben desde pequeas. Ms adelante, aplican esta solidaridad a todas sus relaciones, y atrapan lo que aman y desean para s mismas. El amor pblico pasa a formar parte de su vocabulario visual y emocional. Adquieren poder por el simple hecho de darse cuenta de que la existencia del amor es la mejor estrategia en la guerra.

Rubin, Harriet - Maquiavelo Para Mujeres [PDF]

Le estaba leyendo en voz alta a su madrastra la historia de la muerte de un hroe cuando llamaron a la puerta: Es probable que una parte de ella sintiera que esta muerte no era una coincidencia, que los amantes posean ciertos poderes, el uno sobre el otro, y decidi dar un paso ms: Si te portas como una amante con. El deseo mueve el mundo: Si luchas armada con la sensibilidad del amante no de la persona que cuida a los dems], cambiars el mundo segn tus deseos.

Hasta la llegada de ese telegrama, Gertrude haba conseguido cosas extraordinarias; entre ellas, una licenciatura en Oxford. Triunf en trminos convencionales porque se tomaba en serio y superaba todas las normas que le impusiesen, salvo la orden de su padre de renunciar a su pretendiente. Pero ahora todo cambi. Ya haba llorado a su amado durante su ausencia; ahora esa pena sera real y completa. Si sus acciones podan modelar la realidad, nunca ms volvera a aceptar un no como respuesta.

No se dejara dominar por sus emociones negativas. No dira que no a los peligros y las prohibiciones. Expresara sus sentimientos en forma de amor pblico. Gertrude Bell se embarc en las proezas que la convertiran en aventurera a escala mundial, espa famosa en los pases rabes, confidente de Lawrence de Arabia y herona por derecho propio.

Maquiavelo para mujeres Para hacer que los dems acten a largo plazo, las princesas conocen un mecanismo que los fsicos describen como atractores fuertes, el poder de unas fuerzas que se modifican mutuamente cuando entran en contacto directo. Sabindolo, se cambian las reglas del juego. Los discpulos sabios actan por imitacin. Pero a menudo seguimos los pasos de las personas que tenemos ms cerca, en la distancia y en el tiempo, y las figuras que elegimos como modelos no siempre son las mejores ni las ms nobles, sino tan slo las que ms conocemos. Pasamos por alto ese aire de grandeza que posean aquellos que vivieron en otros tiempos ms amenazadores y peligrosos que los nuestros.


  • Como conocer mujeres: Guia de desarrollo personal PDF - Ebook online gratis.
  • ?
  • mujer busca hombre en cipolletti o neuquen!
  • .
  • mujer busca hombre mochis.
  • hombres solteros en las vegas.

Apunta ms alto, como una tiradora que sabe que tiene que apuntar por encima del blanco para darle. Maquiavelo para mujeres La historia de Magda Trocm, la esposa de un pastor francs, nos sirve como un ejemplo notable de una mujer que no tena nada ni riquezas ni autoridad, ms que la oportunidad de ayudar a los dems. Pero le dio una forma magnfica y desafi a los opresores y a los opositores mediante una estrategia que combinaba las formas del amor y la guerra.

Magda trabaj en la resistencia durante la segunda guerra mundial y se saba capaz de hacer frente a cualquier fuerza contraria, por formidable que fuese, pero no por medio del control ni del equilibrio de poderes, sino por su capacidad para conmover la conciencia mtica de los dems. No combati contra sus opresores ni negoci con ellos, sino que cambi el campo de batalla.

Luch contra la realidad, es decir contra la realidad como la vean sus antagonistas. Cambi el modo en que ellos vean la realidad, su conciencia mtica, e hizo prevalecer su sueo. Durante la ocupacin nazi, invitaban a los judos que huan de la persecucin y una muerte segura a comer y a pasar la noche en su casa. Muchos se quedaron. Pero lo que haca Magda era muy curioso: Magda dejaba las puertas abiertas. Hablaba con los vecinos de los huspedes que tena en su casa. Un joven judo, temiendo ser capturado, le suplic que cerrara con llave la puerta principal, pero ella se neg.

No quiso separar la vida en su casa de las tropas de la muerte que recorran las calles. Una puerta cerrada con llave era como decirle a los nazis: Decir algo as, anunciarlo, era como aceptar su poder ilegtimo. A lo mejor Magda lo consigui porque el pueblo estaba lleno de personas como ella. O a lo mejor fue gracias al poder de su conviccin de que poda salirse con la suya con esta postura extravagante. Maquiavelo para mujeres Magda estaba convencida de que la peor amenaza para los nazis, peor incluso que un arma, era una puerta abierta, como una seal de que tena ms fuerza ella con su fe que ellos con su poder.

Si una puerta abierta lograba desafiar sus edictos, qu no podran conseguir centenares de puertas abiertas en toda Europa? Seran capaces las mujeres de luchar contra los nazis por el mero hecho de no cerrar las puertas con llave? De hecho, eso es justamente lo que hicieron cientos de mujeres, lderes del movimiento de la resistencia en Suecia, Polonia y Holanda. Magda era prctica con respecto a eliminar la tensin del entorno. Prefiri hacer algo escandaloso, en lugar de sentirse atropellada. Era una mezcla de contrarios: Una ganadora que no haca sentir derrotado al enemigo.

Una amante aguerrida, una mujer que no haca concesiones. Salv cientos de vidas judas, adems de algunas almas alemanas. Una noche lleg la polica de Vichy para arrestar a su esposo. En seguida corri la voz de que los alemanes tenan rodeado a Andr Trocm. Docenas de familias corrieron a casa de los Trocm y depositaron a los pies de Andr esas cosas que a ellos les venan bien pero que preferan darle para hacer ms llevadero su encierro: Mientras trataban de llevarse a Andr, los soldados nazis quedaron sorprendidos ante la generosidad de los vecinos.

Su hostilidad oficial se derrumb y, cuatro semanas despus de arrestar a Andr, encontraron la forma de dejarlo en libertad. Un da, al regresar Magda de su trabajo en la escuela de Cevenol, encontr la puerta de su casa abierta de par en par. Entr, temerosa, y vio que no se haban llevado nada ni a nadie. Por el contrario, haban dejado algo: Nunca supo quin lo haba hecho. Muy bien, pens, dejemos entrar las flores junto con el horror. Cuando combates como amante, te acostumbras a las sorpresas.

Maquiavelo para mujeres Magda puso en funcionamiento las reglas de la resistencia, la esencia del arte de la guerra femenina. Segn los trminos masculinos tradicionales, no tena ningn poder. No tena ejrcitos y las leyes no estaban de su parte. Pero supo cambiar el campo de batalla y sustituir aquel en el cual el enemigo lo tena todo a su favor por el suyo, aquel en el cual triunfaban su realidad, su plan, sus deseos. La tensin es ese estado emocional invisible que maneja la accin en un marco determinado. Sin embargo, cuando perciben la tensin en el aire, casi todas las mujeres tratan de apagar el fuego.

Cuando la tensin es abrumadora, a menudo se retiran, o reaccionan con ira y despus se arrepienten del exabrupto. A veces se disculpan o hacen concesiones. Las mujeres comunes hacen un esfuerzo para superar su ira, como si fuera la gripe. Abrazan al nio para que se le pase la rabia. De ese modo su juego se vuelve simple y natural. El autodesarrollo y el ser un hombre atractivo son inseparables.

Ofrece una nueva perspectiva para generar una mejor comprensión de las mujeres y la actitud. Lo siento. Pero sí el curso, el curso esta incluido. Las interacciones positivas con otras personas dependen de la confianza, desarrollo personal y de la inversión en nuestro Ser. Mi agradecimiento al autor por este gran y pequeño libro.

También dijeron...

Bien escrito. Información sólida y relevante. Increíble que solo a 0. No hay razón para perdérselo. También los datos dados en este libro gratis pueden usarse para el desarrollo y como tener una personalidad atractiva. Me ayudo en algunas cosas sobre mí y mi mente subconsciente.